Exit

“Engañoso es el corazón, más que todas las cosas, y sin remedio. ¿Quién lo conocerá?” Jeremías 17:9

Nada es más engañoso que el corazón del ser humano. Es egoísta, orgulloso, emotivo y está contra el corazón del Dios. Muchos están engañados y sufren las consecuencias de las decisiones que toman guiados por este corazón perverso.

Aprendamos con Uza, David y Obed-edom. Todos creían en Dios pero cada uno tenía una clase de corazón diferente.

“Cuando llegaron a la era de Nacón, Uza extendió su mano al arca de Dios y la sujetó, porque los bueyes tropezaron.” 2 Samuel 6:6

Segundo grupo: Los disgustados y miedosos

“David se disgustó porque el SEÑOR había irrumpido contra Uza, y llamó aquel lugar Perez-uza, hasta el día de hoy. Aquel día David tuvo miedo del SEÑOR y dijo: “¿Cómo ha de venir a mí el arca del SEÑOR?” 2 Samuel 6:8,9

¿Adónde sucede el disgusto? En el corazón.
¿Adónde surge el miedo? En el corazón.

Este es el grupo de los que se enojan con Dios porque las cosas no pasan como esperaban. Alimentan fantasías. Se disgustan con Dios por pensar que ya hicieron mucho. “He orado, diezmado, ofrendado, he sido honesto, trabajo duro, ayuno… y mira lo que me pasó Señor!”.

Accidentes y decepciones son inevitables. Pero cuando se tiene un corazón religioso, emotivo, es fácil ser engañado.

David permitió que el disgusto le llegase al corazón y lo alimentó al punto de tener miedo de Dios. Dios no quiere que Le tengamos miedo, sino que Lo respetemos. Respeto es consideración y reverencia. El respeto nos acerca a Él. El miedo nos aleja.

Esto hirió a Dios. Así también, los integrantes de este grupo son reprobados.

“David ya no quiso llevar consigo el arca del SEÑOR, a la Ciudad de David. Más bien, David la desvió a la casa de Obed-edom el geteo.” 2 Samuel 6:10

David pensó, “Si él, su esposa e hijos se mueren, no harán ninguna falta”. Lo engañó el corazón perverso. Y el diablo se aprovechó de la oportunidad; el Arca de la Alianza era para bendecir a una nación entera y no apenas a un hombre, a una familia.


Obispo Júlio Freitas
Te Veo en el Altar ó en las Nubes

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Go top