Exit

Entonces tu luz despuntará como la aurora,
y tu recuperación brotará con rapidez;
delante de ti irá tu justicia;
y la gloria del SEÑOR será tu retaguardia.

Entonces invocarás, y el SEÑOR responderá;
clamarás, y El dirá: “Heme aquí.”

Si quitas de en medio de ti el yugo,
el amenazar con el dedo y el hablar iniquidad,
y si te ofreces al hambriento, y sacias el deseo del afligido, entonces surgirá tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad será como el mediodía.

Y el SEÑOR te guiará continuamente,
saciará tu deseo en los lugares áridos
y dará vigor a tus huesos; serás como huerto regado y como manantial cuyas aguas nunca faltan.
— Isaias 58:8-11

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Go top