Exit

“Dios no nos dio Sus Mandamientos para limitarnos o privarnos de algo, pero si, para Liberarnos, hacernos Exitosos y Protegernos”

Solamente quien no entiende Su Palabra y no se ha entregado a Dios de cuerpo, alma y espíritu, entiende los Mandamientos de Dios como una limitación, prisión o privación.

Dios no es carcelero de nadie, mucho por el contrario, Él dio el libre albedrío al ser humano para que este tomase sus propias decisiones y, al mismo tiempo, también sufriera las consecuencias de las mismas.

Como todo en la vida, todos tenemos el derecho de hacer nuestras propias elecciones… pero son estas mismas elecciones que nos conducen a un determinado lugar, con certeza aquel en el cual usted se encuentra hoy…

Entonces, es la forma como nos conducimos que determina nuestro éxito o fracaso en la vida, por eso, seguir los Mandamientos de Dios es opción de cada uno y quien lo hace: renuncia el pecado, mas abraza la libertad; sacrifica sus fantasías, mas realiza sus sueños y entrega todo su ser, mas protege su vida.

“Por tanto, hagan morir todo lo que es propio de la naturaleza terrenal: inmoralidad sexual, impureza, bajas pasiones, malos deseos y avaricia, la cual es idolatría. Por estas cosas viene el castigo de Dios.  Ustedes las practicaron en otro tiempo, cuando vivían en ellas.  Pero ahora abandonen también todo esto: enojo, ira, malicia, calumnia y lenguaje obsceno.  Dejen de mentirse unos a otros, ahora que se han quitado el ropaje de la vieja naturaleza con sus vicios, y se han puesto el de la nueva naturaleza, que se va renovando en conocimiento a imagen de su Creador.” (Colosenses 3.5-10)

El Espíritu del Dios Altísimo quiere usarnos en toda Su Plenitud, Él esta buscando en nuestra generación a hombre como Noé, Abraham, Moisés, Deborah, David, Ester y tantos otros, que fueron exponentes en Sus manos, hombres y mujeres que se dejaron guiar y llevar por el viento del Espíritu, sin que nada los prendiera o atara. Ellos estaban libres, sin miedos.
El Altísimo podía hacer con ellos y en ellos lo que quería. No había resistencia, no había peso o algo que los atara. Y es eso lo que el Dios Todo-Poderoso quiere encontrar en cada uno de nosotros.

Entretanto no olvide que para volar alto, es necesario estar libre de toda carga y soportar la presión, Si no está dispuesto a eso, es mejor ser un pollo en su patio, pero no olvide que temprano o tarde usted irá para la olla.

Te veo en la Universal o en las nubes.
¡¡¡Eia!!!

Dios es contigo, y yo también.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 comment

Close
Go top