Exit

La mayoría de las personas creen que la primera opción es siempre la mejor, supuestamente es la más importante, la que se destaca y la que nunca va a decepcionar… pero, ¿será cierto?

Ponga atención a estos conocidos ejemplos de la Biblia y analice el verdadero valor de la segunda opción (oportunidad): Isaac fue la segunda opción y no Ismael, que era el primer hijo de Abraham. Para Isaac Esaú era el proveedor de la familia, pero, a los Ojos de Dios, sería la segunda opción que se tornaría el proveedor de una nación grande y Bendeciría a todas las Familias de la tierra (Hijos de Isaac).

Cuando Dios pide al ser humano el Sacrificio, los ojos humanos siempre ven la primera opción (alguna cosa) y dejamos la segunda opción (el todo) guardada, porque quien no posee una fe absoluta, siente miedo de perder el proveedor, ya sean personas o bienes.
La segunda opción es lo que usted teme mucho perder, es lo que Dios ha pedido, porque le dejará a solas con Él, en la total dependencia de Dios.

Ponga atención a la primera experiencia de Jacob con Dios, él no tenía que sacrificar, mas derramó el aceite que llevaba consigo e hizo su voto de diezmar, siendo bendecido.

Mas fue en el segundo encuentro, en aquel mismo local, cuando él tenia familia, siervos y bienes, que Dios le dio oportunidad de estar a solas con Él, por medio de su decisión de disponerse de personas y bienes, sacrificando para ser transformado.

Ejemplo de Jacob:
En la primera oportunidad él mintió…

“Y él fue á su padre, y dijo: Padre mío: y él respondió: Heme aquí, ¿quién eres, hijo mío? 
 Y Jacob dijo á su padre: Yo soy Esaú tu primogénito; he hecho como me dijiste: levántate ahora, y siéntate, y come de mi caza, para que me bendiga tu alma.”

Génesis 27,18-19

En la segunda oportunidad él hablo la verdad para el Padre Celestial. Es aquí donde entra el secreto del Sacrificio: asumir lo que somos y proponer ser transformados.

“Y él le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob.”

Génesis 32,27

El Sacrificio en el Altar consiste en quedar a solas con Dios, tener una vida verdadera, de una entrega total, de forma sincera en el Altar.

En la primera oportunidad él mintió al padre.
En la segunda él dijo la verdad al Padre.

Y lo mismo se repite en el nuevo Testamento, pues el Señor Jesús fue la segunda oportunidad para transformar las criaturas en hijos, ya que Él representa el segundo Adán. El Señor Jesús tuvo que estar solo para, entonces, quedar a solas con el Padre.

Observe los versículos Bíblicos que realzan el valor de la segunda oportunidad:

La gloria de la segunda casa será mayor que la primera…

“La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho Señor de los ejércitos; y daré paz en este lugar, dice el Señor de los ejércitos.”

Ageo 2,9

Tu último estado será mayor que el primero…

“Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande.” Job 8,7

Donde abundó el pecado, sobreabunde la Gracia…

“Pero la ley se introdujo para que el pecado abundase; mas cuando el pecado abundó, sobreabundó la gracia” Romanos 5,20

Aproveche esta nueva oportunidad que Dios le esta dando hoy aquí, ahora, por medio de este Mensaje y, cuando surgir la Oportunidad quédese a solas con Dios, por medio de su sacrificio voluntario.
Dios está esperando usted quedar solo por medio de su sacrificio, para que, entonces, usted pueda estar a solas con Él, y Él pueda realizar la transformación total en usted.

El Espíritu del Dios-Vivo, hizo con que usted entendiera lo que tiene que hacer;

Aclare sus dudas, hablando con uno de nuestros Pastores;
Se arrepienta de hecho y de verdad y bautícese en la Aguas lo más temprano posible;
Busque con fervor el Bautismo con él Espíritu Santo, Miércoles y Domingos por la mañana;
Haga parte de uno de los muchos Grupos, que hay en la Iglesia Universal.

¡Dios es contigo y yo también!

OJF

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Go top