Exit

Para los que obedecieron a Dios y fueron al Altar del Sacrificio, el Espíritu Santo afirma:

“En aquel día sucederá que los montes gotearán jugo de uvas, las colinas fluirán leche y correrán aguas por todos los arroyos de Judá. Un manantial saldrá de la casa del SEÑOR y regará el valle de Sitim.” Joel 3.18

Los montes gotearán jugo de uvas:

El jugo de uvas representa la Alianza con Dios y también una vida dulce, placentera, alegre.

Las colinas fluirán leche:

La leche es el producto final de una sucesión de acontecimientos. Hubo lluvia, el pasto creció tierno y verde, los animales pastaron, estaban saludables y produjeron leche en abundancia.

Dios afirmó de este modo que Su pueblo no vivirá una vida miserable, que le pondrá fin a la sequía. ¡Bendecirá la tierra, los animales, la cosecha y a Su pueblo! ¡Vida próspera!

Correrán aguas por todos los arroyos de Judá:

¡Habrá vida! El agua representa al Espíritu Santo, Manantial que sacia la sed del alma, fortalece el espíritu y hace la fe indestructible.

Un manantial saldrá de la casa del SEÑOR y regará el valle de Sitim:

El pueblo de Israel caminó por 40 años en el desierto. Caminaban y acampaban. Sitim fue el último de sus campamentos y por lo tanto representa el extremo final del desierto.

Fue el límite y fin de una vida de esclavitud e inestabilidad. Allí comenzaba la Tierra Prometida, lugar de alegría, seguridad y progreso. Se desprendieron del pasado y entraron en un futuro promisorio.
Por lo tanto concluimos que esta promesa representa el cambio de condición y situación de todo el que sacrifica y que con Dios tiene una Alianza. Dejarán de ser criaturas y serán Hijos de Dios. Dejarán de estar enfermos y serán saludables. De la miseria a la prosperidad. De la violencia a la paz.

Otro detalle importante es que el Manantial sale de la casa del Señor, por lo que separa a los incrédulos y de los creyentes. Así que el Valle de la Bendición es para los que cruzan el Valle de la Decisión.

¿De qué lado está usted? La decisión es suya, Dios no le obliga a creer, Dios no le obliga a sacrificar ó a confiar. Sin embargo, a todos ordena: “Diga el débil: ¡fuerte soy!”.

El 7 de Julio estaré en el Altar del Templo de Salomón llevando su sueño imposible ó problema imposible de ser resuelto.

Obispo Júlio Freitas
Te Veo en el Altar ó en las Nubes

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Go top