Exit

No es por acaso que las cosas acontecen. Todo tienen su razón de ser… especialmente en lo que dice respeto a las Cosas de Dios, porque Su Lógica sobrepasa a todas las otras.

Existe una razón inherente a todo lo que sucede en este mundo, aun que a la mayoría le gusta atribuir ciertos acontecimientos al destino, a la suerte, al azar o hasta mismo al acaso. Nada esta predestinado en nuestra existencia, en la realidad, somos nosotros quienes hacemos nuestro trayecto de acuerdo a las elecciones que hacemos (o no) a lo largo de nuestra vida.

Entre tanto la vida no tiene que ser un camino hecho a las ciegas, en lo cual nos vamos chocando en fallos y aciertos, sin que exista cualquier lógica subyacente a los mismos. El Propio Dios nos da pistas de cómo podemos obtener lo máximo de aquello que somos. Para eso, el Señor Jesús nos manda CLAMAR a Dios día y noche y SACRIFICAR (asumir esta fe con obras), porque satanás nos ACUSA de día y de noche.

Entonces, lo que el Señor Jesús quiere decir es que todas las acciones de nuestra parte son seguidas de reacciones a las mismas y el resultado final depende solamente de una única persona: ¡USTED! Jesús nos presenta la Lógica Divina, según la cual todo acontece (o deja de acontecer) en la vida humana:

1º Nosotros clamamos;
2º Satanás nos acusa;
3º Nuestro sacrificio da testimonio de nuestra fe;
4º Dios nos Justifica.

Si deseamos algo, tenemos que comenzar a actuar y si existe algo que llama la atención de Dios y Le hace inclinar Sus oídos es el CLAMOR, que es la oración fuerte, dura, sin vueltas y 100% imbuido de fe y sinceridad. El clamor es el grito desesperado del alma y por eso es el paso cierto para el inicio de la victoria:

1º NOSOTROS CLAMAMOS DE DÍA Y DE NOCHE:

“¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles?” (Lucas 18.7)

Entre tanto no es solamente Dios quien esta atento a nuestro clamor, el diablo también esta y por eso él reacciona. Así como nosotros clamamos de día y de noche, también él nos ACUSA con igual intensidad:

SATANÁS NOS ACUSA, DÍA Y DE NOCHE:

“Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.”
(Apocalipsis 12.10)

Ahora nos toca reaccionar y la única reacción capaz de silenciar a satanás es nuestro SACRIFICIO-voluntario, que tiene que obedecer a ciertos criterios: pureza, sinceridad, verdad, totalidad y fidelidad, es decir, tiene que corresponder a nuestra fe y a los que esta en nuestro corazón.

NUESTRO SACRIFÍCIO DA TESTIMONIO DE NUESTRA FE:

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.” (Hebreus 11.4)

La acción final es la del Propio Dios, que después de analizar nuestro trayecto de fe, perseverancia y fidelidad nos JUSTIFICA y recompensa con la victoria.

DIOS JUSTIFICARÁ (O NO) A CADA UNO SEGÚN SU PROPIO TESTIMONIO (SACRIFICIO):

“Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación…” (1 Pedro 1.17)

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
Go top